A lo bueno se acostumbra uno rápido

by • 20 octubre, 2013 • Blog-esComments (6)1599

Estar en Estambul no es muy diferente que estar en Bilbao. La gente, por mucho que hablen otro idioma, y tengan otros rasgos, al final son como nosotros, somos como ellos, padres con sus hijos en brazos, niños corriendo detrás de una pelota, ancianos conversando en la calle, …

mujeres

Pero muchas veces he oído que ciudades como esta hay pocas, y por lo que he visto hasta ahora podría ser cierto.

De momento pocas cosas me han llamado la atención, quizás porque visité esta ciudad en el pasado, pero la cantidad de gatos, y sobre todo, la cantidad de perros callejeros que hay en la calle es lo que más me ha llamado la atención. Al parecer la policía recoge una vez al año a los canes los vacuna y los libera para que vagabundeen. Las gaviotas son las reinas en lo que respecta zona de mar y alrededores. Gaviotas, gaviotas por todas partes. Los rezos de la religión musulmana se hacen oír por grandes megáfonos colocados en los minaretes de las mezquitas, 5 veces al día. Los oyes estés donde estés.

perros y gatos perros y gatos 2

 

entre dos mundos

mmmmmm

Por otra cosa que se hace conocida la cultura Turca es por su comida: Kokoreç, İskender kebab, Şiş Dürüm, Kahvaltı (desayuno en Turko), Börek, Döner Kebab (este seguro que se os hace muy raro), … y también por sus postres: Baklava, Sari Burma, Kadayif,  y así podría seguir mucho tiempo. Por cierto si queréis  sorprender a alguien con alguno de estos manjares, os dejo las instrucciones de IKEA, pinchad aquí.

 

Bueno, cambiando de tema, mañana me hacen la resonancia magnética y sabré ya de una vez por todas que es lo que tengo.

Ya llevo mas de una semana en Estambul, y a lo bueno se acostumbra uno rápido, espero que no se me olvide lo que era pedalear!! 😉