Entrando en Myanmar

Entramos en Myanmar

by • 27 noviembre, 2014 • Blog-esComments (0)748

Hemos preguntado, nos hemos informado, hemos consultado a la embajada…y aún así, vamos hacia la frontera Birmana sin saber muy bien qué pasará.

Acostumbramos a llegar a las fronteras pronto por la mañana por si hubiera algún imprevisto y esta vez estábamos allí desde las 8. Hemos decidido cruzar por Tachileik, el paso al norte de Tailandia y este de Myanmar, porque así podremos visitar la mayoría de zonas turísticas pese a tener que pedalear 1500 kilómetros en los 28 días, improrrogables, de los que disponemos.

Salimos de Tailandia sin problemas, estos llegarán al otro lado de la frontera. Mientras tanto Goiznabar se dedica a saber como leches son los coches capaces de no chocarse al pasar de país, cuando en Tailandia se conduce por la izquierda y en Myanmar, en cambio, por el sentido contrario. De alguna manera, lo consiguen.

Frontera de Tachileik, Myanmar.

El puesto de inmigración Birmano nos da las malas noticias. En esos momentos está habiendo problemas con grupos insurgentes que protestan contra el gobierno, y no se nos permite cruzar ni en bici ni en autobús, solo avión. Perfecto, se avecina marejada…

Dudamos y barajamos opciones durante media hora. Después, mientras Hodei le pide el móvil al policía para chequear vuelos internos, a mi me dan permiso para ir a la agencia de viajes más cercana. Al de otros 30 minutos ponemos en conjunto la información. Ante la imposibilidad de volver a Tailandia nos vemos atrapados en tierra de nadie, y decidimos que coger el avión al día siguiente es nuestra única salida.

Torre de control aéreo en Heho.

Los vuelos no son caros, pero tan solo de pensar en desmontar las bicicletas y el jaleo que se va a montar en el aeropuerto, nos echamos las manos a la cabeza. Montar la bici en un avión es de las peores cosas que te pueden pasar en la vida. Es como viajar con un bebe que te obligan a meter en una caja, envalarlo y facturarlo…ahora lo entendéis verdad?

Aeropuerto de Tachileik. La bici por fin lista para volar.

¡Cruzamos a Myanmar!

Nada más entrar vemos una ciudad más caótica que su vecina en Tailandia pero no muy diferente de aquella. La carretera es peor, tiene más polvo y parece más pobre, pero nada comparado con lo que veremos las próximas 4 semanas. Normalmente las ciudades fronterizas poco tienen que ver con el resto del país.

 

Compramos los tickets de avión y vamos al aeropuerto a pesar todo el equipaje y prevenimos a la compañía aérea de que los Biziklautak han llegado, y la van a liar. Nos dan el “ok” y buscamos un templo Budista donde pasar la noche.

 

La pagoda esta plagada de novicios que aunque la única palabra que conocen en inglés es “ok”, no dejan de sonreír y ayudarnos con la cena. Este de la foto es mi preferido. No deja de corretear de un lado a otro levantando el pulgar mientras dice “ok, ok, ok,..”, y aunque es el menor en tamaño, se ve que tiene gran corazón.

 

 

 

 

 

Algunos nos despertamos a la vez que los monjitos y desayunamos con ellos. Alguno aprovechó a dormir hasta que los novicios le despertaron entre bromas.

Aunque parezca que se ha puesto la túnica para estar a juego…es el saco ;)

Toda la mañana la pasamos buscando cajas, empaquetando las bicis y preparando todo para el vuelo. Sorprendentemente terminamos antes de que comience el check in, nos miramos asombrados, nos felicitamos y nos ponemos a hacer lo que más nos gusta en el mundo (a Goiz después de dormir), comer! Pese a lo complicado que nos será en estos 28 días encontrar wifi en Myanmar, el aeropuerto de Tachileik lo tenía y aprovechamos para informar a familias, novias y amigos del cambio de planes.

Volamos sin sobresaltos y pudimos disfrutar de las vistas del famoso lago Inle, el cual visitaríamos al día siguiente. A las 14 horas aterrizamos en Heho y a las 16 horas ya teníamos nuevo templo budista donde pasar la noche.

El gran lago Inle visto desde el avión.

Realmente aquí es donde comienza nuestra aventura Birmana.

 

*** Podéis valorar el post con las estrellitas de abajo a la derecha. Es totalmente anónimo.

Gracias y un abrazo!