IMG_0535

¡Goiznabar ha vuelto!

by • 15 mayo, 2014 • Blog-esComments (2)1019

Se lesionó en Zagreb al tercer mes de haber empezado y fue como pudo hasta Estambul. Allí, totalmente desmoralizado y falto de motivación, decidió que debía volver, su rodilla no daba para más.

Biziklautak en India

No le he dicho esto hasta hace unos días, pero cuando llegamos a Estambul, hace ya cinco meses, y le vimos por primera vez, me pareció que había envejecido 10 años. Entre dudas, decidió que lo mejor en ese momento era volver a Bilbao y recuperarse de la lesión de rodilla que tantos quebraderos de cabeza le estaba provocando.En mi opinión, fue la decisión más difícil y valiente que ninguno de nosotros ha tomado en este viaje, y yo, sinceramente, no pensaba que volveríamos a pedalear juntos.

Biziklautak en India

 

Hoy, cinco meses más tarde, ¡aquí está otra vez! Agarrándose al colchón a las cinco de la mañana, suplicando que le dejemos dormir cinco minutitos más. Ha pasado un tiempo y hemos cambiado de continente, pero parece como si nunca se hubiera ido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegó a las 6 de la mañana al aeropuerto de Ahmedabad (India) después de sufrir algunos problemas con inmigración, muy cansado y solamente con ganas de dormir. Pero nosotros, que somos tan buenos compañeros, le llevamos a dar una vuelta de 5 horas en bici por el centro de la ciudad, a 45 grados de temperatura bajo el sol. Sé que nos estará eternamente agradecido.

Biziklautak en India

Bromas a parte, en Ahmedabad estuvimos alojados en casa de Vikram y Eva durante 3 noches. Allí aprovechamos para hablar, planear la ruta y repartir material antes de salir en dirección Norte hacia Kathmandu. También nos tomamos unas cervecitas para celebrar su vuelta.

Mapa India

Biziklautak en India

Sobre todo los primeros días, estamos intentando no hacer muchos kilómetros y pedalear despacio para no forzar la rodilla de Goiz. Hemos optado por dejar a un lado la carretera principal que normalmente tiene mucho tráfico, ruido y suciedad, y hemos cogido un desvío que nos lleva a través de un parque natural entre pequeñas aldeas hacia Udaipur.

Biziklautak en India

Biziklautak en India

Estamos cogiéndoles el punto a los Indios. Nos habían dicho que nos íbamos a estresar, y que en India es imposible quedarse solo. Es cierto que si una cosa tiene India a parte de vacas, son Indios. ¡Mucha gente!

Biziklautak en India

Biziklautak en India

Pero también es verdad que son extremadamente respetuosos con las bicis y entienden a la perfección el dicho “se mira pero no se toca”. Cuando llegamos a una pequeña aldea tenemos a todo el pueblo rodeándonos y mirándonos como si fuéramos de otro planeta. Nos miran de arriba abajo, pasean alrededor nuestro y están atentos a cada pequeño movimiento que hagamos, pero nos resulta muy curioso que rara vez nos hablan. A veces nos sentimos un poco como animales de zoo.

Biziklautak en India

India nos transmite sensación de libertad. Es como si nada estuviera estrictamente establecido. El precio se negocia, los carriles y direcciones de las carreteras son pura orientación, los vehículos van llenos hasta la bandera, vacas, búfalos, burros, perros, monos, ardillas corriendo libremente sin restricción, gente descalza, pintada, con piercings, mucha gente que sonríe y actúa sin miedo a ser juzgada,…

Biziklautak en India

No está siendo todo coser y cantar, ya que volver a convivir los tres juntos otra vez requiere un tiempo de adaptación, pero estamos disfrutando mucho del país, y de sentirnos un equipo al completo de nuevo.

Biziklautak en India

Udaipur, ¡la Venecia del este nos espera!