Familiia pokhara

Lo mismo no es igual

by • 5 agosto, 2014 • Blog-esComments (1)776

Es extraño como un mismo lugar puede desprender tan distintas sensaciones, a veces incluso contradictorias. El mismo sitio en dos momentos distintos…ya no es el mismo sitio. Todo condicionado por nuestro estado emocional, por el clima, la compañía, las expectativas,…no sabría muy bien como explicarlo, pero no es igual.

Ha sido la segunda vez que paso por Nepal, y aunque el país me sigue pareciendo espectacular, nada ha sido como fue. No me he sentido a gusto yendo a los lugares que ya fui en su día o viendo a las personas que conocí y tanto me aportaron. He sentido miedo a que el presente me robase lo que ya me había sido concedido, a que la realidad me despertara de ese precioso sueño tan complicado de explicar con palabras, es mío, y no lo cambio.

El mismo sitio en dos momentos distintos…ya no es el mismo sitio.
Animesh
Muy a mi pesar no visité el orfanato donde estuve hace dos años.

No es que no me apeteciera, no es que no lo encontrase, pasé por delante en varias ocasiones e incluso estuve tentado de entrar en más de una, pero no pude. Algo dentro de mi me decía que dejara las cosas como estaban.

Lo mismo me pasó en Kathmandu.

Bakhtapur, Budanath, Pasupatinath,…tantos sitios increíbles para visitar…pero no. Yo ya los vi en su día, me dieron todo lo que tenían para mi y no quería pecar de avaricioso.

Y es que el mismo sitio en dos momentos distintos…ya no es el mismo sitio.

 

 

 

 

 

Os preguntareis, ¿y qué leches hiciste en Nepal entonces?

Me dediqué a perderme por sus calles, a relacionarme con otros viajeros, a leer, a tocar el ukelele, a compartir experiencias, poner a punto la página web y conocer la noche de Kathmandu.
En cualquier definición de la ciudad de Kathmandu entran obligatoriamente los adjetivos caótica y ruidosa. Y aunque así me lo pareció la primera vez, en esta ocasión me trasmitía tranquilidad, ruidos y ajetreo que hacen de Kathmandu una ciudad dinámica, en continuo cambio. Me sentí en casa.
ktm 001

Esta segunda visita a Nepal no ha hecho sino reafirmar la idea que me llevé a Bilbao hace dos años. Es el país más bello y agradable que he conocido en mi vida. Volveré sin dudarlo. Sin embargo, siempre sabiendo que nunca encontraré el mismo Nepal. Porque el mismo sitio en dos momentos distintos…