Que te apuestas…

by • 18 agosto, 2013 • Sin categoría • Comments (3)1010

Biziklautak se separa…solo por unos días 🙂

Después de acampar en la playa al lado del carril bici de San Remo, cogimos provisiones, desayunamos como campeones y nos despedimos de Goiznabar en Imperia. Tiene una amiga en Aosta, una ciudad en el norte de Italia, y le hacía ilusión visitarla así que nos separamos de nuevo con la intención de volvernos a juntar en Bologna en unos días.
DSCN0608Hay que decir que antes de salir hubo una apuesta. Goiz decía que iba a ser capaz de recorrer los 305 km que había hasta Aosta en 2 días (puerto de 1100 metros incluido) y yo aposté que no iba a ser capaz. No porque no confiara en él, sino porque quería motivarle un poquito más aún 🙂

 

¿Qué nos apostamos? Todavía no te lo voy a decir. Te va a parecer más gracioso verlo que leerlo así que dentro de poco tendremos fotos del resultado jejejej

 

 

Hodei y yo seguimos por la costa Italiana. Comimos en un parque cerca de la playa donde los vendedores ambulantes nos miraban raro al principio (creo que por miedo a que les quitáramos el negocio), pero cuando vieron que en las alforjas solo llevábamos comida…nos saludaron muy amablemente, les caímos bien!
20130805_145753
Continuamos por la costa, con cachos alternos de carril bici hasta pasar entre dos túneles donde encontramos un rincón algo apartado para montar la tienda. Nos hicimos hasta una mesita con un armario viejo que había abandonado. Hicimos unos 115 km con bastante sol y calor, estábamos cansaditos.

Hodei me demostró como NO darle la vuelta a los espaguetis jejeje, aunque nos los comimos igualmente…más substancia!

Nos despertamos bastante pronto ( sobre las 7) y seguimos por la costa hasta llegar a Génova. Eso fue la guerra. Muchísimo tráfico y prisas, nosotros sin camiseta y un poco a lo loco. Paramos a coger un mapa, comprar comida y salimos pitando de aquella jungla de coches.

De hoy no os voy a contar más. Salvo una cosa. Tiene que ver con túneles. Malditos túneles. Ahí voy.
20130806_184206

Ya cuando anochecía y estábamos pensando en buscar sitio para acampar nos encontramos con un imprevisto. Teníamos dos opciones, subir un puerto de 20 km y unos 1000 metros de desnivel que era famoso por lo duro que era o pasar unos túneles de unos 5 km. En principio diréis… ¿y dónde está la duda?

 

 

 

 

 

Ahora os explico. El túnel era tan estrecho que entraba un coche y poquito más. Había un semáforo en cada lado del túnel dando 10 minutos para pasar a los vehículos de cada lado. Estaba prohibido para bicis, camiones y todo lo que no fueran motos y coches. Estuvimos dudando qué hacer…pero acabamos descartando el puerto de 20 km como opción, había que pasar los túneles.

 

20130805_145321

Después de estar un rato cronometrando tiempos y decidiendo cual era la mejor opción, lo teníamos claro. Esperamos a que nuestro semáforo se pusiera en verde, dejamos pasar a todos los coches (o eso esperábamos) y a darle caña! Hicimos dos trozos de túnel ( de 5) a una media de 30 km/h. Volvimos a esperar los 20 minutos e hicimos otro trozo.

 

 

 

 

 

DSCN0589 En el espacio entre túneles había una calita donde acabamos durmiendo y arriba un restaurante bastante “cool” en donde Hodei me invito a una cerveza que me supo a gloria, nos la habíamos ganado! Pero todavía nos quedaba medio túnel…mañana sería otro día.